Sigue igual de rico.

He dicho que me los iba a beber rápido y estoy cumplimiendo mi promesa. Sólo han pasado ocho días entre la anterior botella degustada y esta, lógicamente las opiniones son muy similares a las anteriores. Sólo indicaré el acompañamiento que le realizamos a la botella en su trayectoria.

El primer día, la armonía fué casi perfecta, claro que con un jamón D.O. Dehesa de Extremadura de bellota y un queso artesano (de verdad) de la Serena, estoy seguro que hasta un vino de tetrabrik, sabe bien. Ya el segundo día fué más complicado, mi santa hizo un guiso, bastante light, pero sabrosito, de cordero con patatas, su comportamiento también fué sobresaliente, pero no tanto como el primer dia.

En definitiva un vinazo, en su máximo nivel, no creo que pueda subir de esta escala.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar