Excelente malagueño

Amarillo oro viejo pero muy brillante, limpio. Bonitas tonalidades doradas. Lagrima gruesa.

Intenso con mucha fruta amarilla en almibar (reconozco melocotón y albaricoque), jalea real, polen, mineral pizarroso, hidrocarburos, caramelo, algo balsamico, mas tenue recuerdo a pegamento y un fondo de cereal tostado.

Entrada suave, untuosa, el vino se potencia en esta fase por segundos. Buena fruta amarilla, goloso sin saturar, glicerico, ancho y aterciopelado. Le falta para mi gusto una puntita de acidez que quizas tuvo para aportarle mayor recorrido e invitar a disfrutar de otra copa pero pese a ello genial por su carácter mineral, gran personalidad, final largo y de grato postgusto con matices amargos y recuerdos vegetales agradables.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar