Qué bueno está el jodido

Y qué redondo, en un momento de consumo tremendo, con una madurez y equilibrio tremendo.

La nariz está llena de fruta, con fresas y grosellas jugosas, bien maduras y cargadas de zumo, suaves notas balsámicas, con flores azules de fondo, toques como de cáscara de mandarina, sutiles notas de licor y unos tostados integradísimos. La barrica ya forma parte de su ser, con ese café, esa vainilla elegante, clavo, pimienta negra, notas de tabaco y suaves cueros... Luego se presentan notas minerales y ahumadas. Aroma intenso, explosivo, maduro, pero con una grandísima frescura.

Si la nariz era un espectáculo, la boca es como tocar el cielo, con fruta estallando y chorreando jugo. Es fresca, madura, con los tostados juguetenado con ella, con nuez moscada, pimienta negra, esos toques ahumados y un suave licor. Vainilla, clavo, nota de tabaco, mineralidad y las notas de matorral y flores en el postgusto. Vuelven a aparecer en este momento las notas de mandarina, de cuero fino, barrica elegante y un toque como anisadete. Musculoso, pero fino. Es cálido en boca, pero tiene esos apuntes balsámicos refrescante. Y un paso por boca tremendo.

Ahora está increíble. Para mi, en su momento cumbre. Una p**a gozada.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar