Casi un mes después.

He decidido adquirir otra botella, sobre todo por el buen precio al que lo encuentro y también por las satisfacciones que me suele dar.

Efectivamente es un vino que me sale por algunos céntimos más de los 25 € y que me otorga más placer que otros de mayor precio, quizas sea por pensar en esto último.

Las sensaciones, a pesar del tiempo transcurrido, son las mismas que se vierten más abajo. Un vino sobresaliente tanto en nariz como en boca y sobre todo con una vivacidad y frutosidad que no son muy corrientes en este segmento de champagnes.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar