Vino Hécula 2003: Monastrel


Rojo picota con ribete granate y con una intensidad bastante alta.
En nariz aparecen frutas en licor sotobosque y algún balsámico.
En boca nos seduce su potente acidez muy integrada, taninos muy redondos ligero amargor final. Postgusto a hueso de fruta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar