El vino sirvió para acompañar la cena, lo cual para mi ya es algo bueno.

El vino sirvió para acompañar la cena, lo cual para mi ya es algo bueno. Atípico Priorat, de color cereza y capa media. Aromas a la crianza (especiado, vainillas) tenues, afrutado, intensidad aceptable. En boca se muestra goloso y cálido, algo tánico, pero no agresivo, por lo que, como he dicho, acompaña bien a la comida. Le echo en falta algo de mineralidad, pero me ha gustado. La RCP algo mejorable, pero viniendo del priorato...

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar