Vino Enrique Mendoza Shiraz-Cabernet Sauvignon Reserva 2000: Una maravilla.


Cereza de capa alta con pequeño ribete granate. Nariz abigarrada, rica en matices y pendiente de despertar, hay que darle unos 20 minutos en decantador siempre que no se suba la temperatura por encima de los 17 grados. Es un vino de perfil campestre porque recuerda a las matas de monte bajo, lentisco y sobretodo a los frutillos silvestres como los arándanos y las grosellas, madroño también hay, fresones y ciruelas maduras. Hay notas especiadas verdes y vegetales que podrían recordar al pimiento, ya que ese toque vegetal lo dan las variedades utilizadas. Tiene una nariz con una palestra olfativa muy interesante y que va a más, con un estilo campestre. En boca se perciben los taninos de la crianza en barrica que son muy buenos ya que se condensan con los de la fruta madura dotando al vino de un perfil mediterráneo, pero a conciencia, ya que también tiene frescura y acidez en el paso, dejando un posgusto fresco, vegetal, frutal, vivo y activo. La retronasal es interesante ya que muestra el estilo definitivo del vino, siendo éste mediterráneo, internacional - francés y muy fresco. Hay que decir que la boca es una delicia, frutal, condensada, cremosa, con muy buena acidez que compensa ese volumen / peso con la astringencia vegetal de las variedades, llega hasta un posgusto silvestre y que recuerda al campo y sus fruta en verano. Una evolución en botella magnifica, jamás diría que es un vino de Alicante, el problema es que es de la añada 2000 y no sé yo si la climatología va a permitir elaborar vinos en España y sus costas, que perduren tan bien en los años, más que nada por su graduación alcohólica, madurez y todo lo que ello significa para su desarrollo en botella. Habrá que aprender de Jerez.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar