El buen aspecto del traje condiciona favorablemente al inicio de la cata.

El buen aspecto del traje condiciona favorablemente al inicio de la cata.
Buen corcho en medida y aspecto, parafinado.
Color rojo cereza picota con ribete amoratado. De capa media. Limpio y brillante.
Lágrima densa, gruesa y de caída lenta.
En nariz me cuesta, quizás por mi estado semi-catarral. Agitando mucho y dejando hasta el día siguiente, me salen notas de torrefacto, vainilla.
En boca, buen paso, carnoso, una acidez algo excesiva para mi gusto. Algo astrigente, quiza se nota demasiado la barrica en boca. El grado alcohólico no destaca como debiera según sus 14 grados. Seguramente le falta un año en botella y mejorará. No es el clásico Rioja, con perdón para los puristas, pero tampoco sigue el camino de los nuevos Riojas, es diferente, con personalidad propia.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar