Vino Conde de Valdemar. Finca Alto de Cantabria 2001: Amarillo limón, de reflejos dorados, límpido y con lágrima abundante,


Amarillo limón, de reflejos dorados, límpido y con lágrima abundante, rápida y ancha.

Exhuberante nariz para tratarse exclusivamente de viura, con una tremenda intensidad aromática. Aparece en nariz: manzana amarilla madura, fruta de hueso: ciruela amarilla, flores blancas: rosa, piel de melocotón y albaricoque. Inicialmente una nota curiosa a cáscara de pipa, pimienta blanca y tierra seca (polvorienta), notas a barniz que acompaña de fondo junto con unos leves torrefactados, tostados (muy finos) y ceras (panal).

Entrada abocada en boca, que se torna seca y amargosa en la parte media para finalizar dejando un recuerdo abocado. No es tan austero como otros viuras: con mucha ciruela amarilla (fruta de hueso), y una fantástica acidez que sostiene muy bien al vino en boca. El único y minúsculo pero que le pongo, es que se le siente algo alcohólico en boca.

Fantástico vino a un precio no menos fantástico (menos 6 euros), una joyita. ¡¡Muchas gracias Gonzalín!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar