Seguiré repitiendo

Descubrí este vino en su añada de 2013 y me sorprendió muy positivamente con su varietal 100% cariñena, ahora pruebo su añada de 2017 y sigo pensando que es un vinazo.

Rojizo, con toques morados en el borde, capa muy alta con una lágrima abundante y muy densa. 

Intensidad correcta, fruta madura y dulces, confitadas, no le encuentro los toques vegetales ni balsámicos del 2013, pero si los toques más torrefactos y minerales, maderas nobles.

En boca, explosión de sabor, muy sabroso, vino muy grueso, entrada densa, muy buena acidez, persiste el toque frutal y confitado, clave para mostrarse tan sabroso, que creo es su seña de identidad, buen cuerpo y un post gusto que dura hasta el dia siguiente, cremoso, redondo y de nuevo muy sabroso. Mucha estructura, potencia para disfrutar.

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar