Vino Albariño Fillaboa 2002: Equilibrio, frescura y toques dulzones en su final.


Color ámbar oscuro de irisaciones doradas. Nariz de media intensidad con aromas de frutas blancas / amarillas maduras, desecadas, papaya, pera, lichi, manzana verde, piña con un toque de hierbas medicinales, crema tostadita, un pelín de pastas de té viejas y flores blancas ajadas. Al final la tipicidad de la variedad Albariño ser deja notar dando signos frutales más frescos. En boca es de ataque vivo, con una acidez que va un poco por libre en el paso recordando a la frescura de los albariños jóvenes pero que se une a la fruta blanca madura en el posgusto, proporcionando equilibrio y dulzura. Esta muy rico, en su sitio, no percibo muchos aromas terciarios y como dije antes la variedad Albariño deja su impronta tanto en nariz como en boca.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar