Tremendo

Lo decía en mi anterior comentario de hace casi un año: se trata del San Román más fino que he probado junto con 2016. De hecho, casi estos 12 meses podrían haberle hecho cambiar pero no. Aquí encontramos diferencias con otras añadas desde el principio; empezamos con una capa algo más baja de lo habitual y ya en nariz empezamos a percibir lo que poco a poco nos irá confirmando la boca: más fruta roja, más mentolados y otros apuntes frescos y similar mineralidad. Más tarde nos damos cuenta de su gran acidez, su cada vez más escasa madera (una norma que ya lleva tiempo) y su alcohol cada vez más contenido. No vamos a intentar convencerles de que no se trata de un vino poderoso, porque lo es, pero lo que sí es cierto es que cada vez lo notamos más perfilado.

Recomendado por 3 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar