Cepa Gavilán ahora un bombón.

Color rojo picota y ribete cardenalicio de capa media alta y muchísimas lágrimas finas, largas y eternas.

Es de un rico, intenso, claro y profundo aroma. Le gusta y pide tiempo, aire, para limpiar el nervio de la barrica. Poderío frutal, sano y sincero, muerdes y paladeas las moras algo de ciruela y arándano, a la vez es como extender una mermelada de cerezas y grosellas, todo envuelto en un sello de elegancia, gracias a una fina y ponderada crianza. Deliciosos tostados, por el reposo, moka, café y pimienta negra. Es puro bálsamo fresco y maduro, equilibrado, insinuante, atrayente, con un sello personal, es franco y diría que hasta sincero. 

En boca confirma y atrapa, seduce y da placer en armonía, con poder, sientes lo que es sin ambages, fruta melosa y en sazón junto con una crianza de libro es puro equilibrio, una virguería. Hay clavo, pimienta, vainilla y un sano punto tostado. Es sabroso con cuerpo, garra y un tanino tan noble como sedoso, con nervio, se agarra y resbala con una acidez acorde y equilibrada, paladeas y rechupeteas una y otra vez, es como una obsesión, sana y gozosa. 

De noche en el final de la cena y con más de media botella, arrimados a la estufa, en el equipo con un buen volumen y dentro el cd, de Kandace Springs - Soul Eyes.  Yatá.

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Quillolim

    Este es un vino que bebo todas las añadas y que siempre me olvido de recomendar.
    En Ribera por 10€ es de lo mejor y unos añitos en botella le sientan de maravilla.
    un saludo

  2. #2

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Quillolim
    Ver mensaje de Quillolim

    Pille una cajita hace un par de años y cayeron tres botellas sin sentirlo. El reposo le sienta de maravilla y de recomendable, pasa a altamente recomendable. Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar