Un Uva Nocturna Blanc de Noirs 2018

Vino Un Uva Nocturna Blanc de Noirs 2018

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
88
Puntuación Media:
7,6
Calidad-precio:
5,0

Bodega: Bodegas egeanas
D.O./Zona: IGP Ribera del Gállego - Cinco Villas
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Garnacha,
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Permanencia sobre lías durante 3 meses en barrica nueva de roble Francés y 12 meses de reposo en botella.

Varietales: Garnacha,

5 Opiniones de Un Uva Nocturna Blanc de Noirs

De color amarillo pálido.

Nariz con marcadas notas de frutas rojas y recuerdos a golosinas.

En boca es goloso, con buena acidez en un paso ligero marcado por la fruta y las sensaciones melosas. Final corto.

Color amarillo pálido, con reflejos verdosos, limpio y brillante.
En nariz es de intensidad media, donde destacan las notas a caramelos, de violeta y moras. También hay alguna nota a miel de flores, arándanos y jarabe.
Entrada ligera en boca, dónde destaca el gusto a mermelada de arándanos. Con una acidez quizá desequilibrada y un retro a frutos del bosque.

Color amarillo pajizo con destellos dorados y toques brillantes.
Aromas a fruta roja, moras, chucherías,toques dulzones, son poco propios de los vinos blancos.
Tiene una buena acidez, es goloso, vuelve a aparecer la mora y las chucherías, en definitiva es un vino curioso bastante fácil de beber.

Amarillo pajizo con toques acerados y una ligera reminiscencia a miel.

En nariz estalla con aroma de zarzamora y frambuesa, toque de compota y punto de violetas y arandanos.

Entrada fresca y potente con paso ligero y fresco de frutos rojos y chucheria. Poca persistencia en boca y buena acidez.

Vino unidireccional que, pienso, está buscado para un segmento del mercado más joven que busca algo refrescante y dulce.

 

Amarillo pálido con reflejos dorados, límpido y brillante.

Es de un aroma frutal curioso, desconcierta un poco. Sientes de forma clara y casi palpable a la zarzamora, su fruto y las flores. Es una golosina de mora, un caramelo de violetas y un plátano maduro. Dentro de un marco meloso, con tacto y cuerpo.

En boca comienza haciéndote creer que es dulce, es como chupar un jarabe de cassis, una mermelada de frambuesa y moras junto con todo lo apreciado en nariz. Acidez rica y equilibrante, es un vino muy curioso, la pena es, que va en una sola dirección.

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar