Vino Limite Sur 2017: No limita el placer


Pues eso, un vino vibrante, lleno de fruta de calidad y que me ha sorprendido positivamente.

Ya con ese color espectacular y radiante, con mucha vida. Es tremendamente juvenil, con un menisco oscuro, denso. Picota muy oscuro, brillante, con un ribete juvenil, casi morado. La lágrima es densa, lenta, tinta la copa y es abundante.

En nariz, la fruta es lo primero, con fruta fresca muy jugosa, rojas, con fresones maduros,f rutos del bosque, notas de pelo, de cuero y luego aparece la pimienta negra.... Más tarde surge la mineralidad, tostados, vainilla muy de fondo y una barrica presente. Se nota el laurel, la regaliz, más especias picantes y un toque alcohólico. A temperatura un poco más alta, se nota más el alcohol y esas notas animales. Pero también una gran mineralidad. Y ese toque floral final es muy refrescante. Lácteos de fondo, pero que están muy suavizados y tapados por esa carga de especias.

En boca, a temperatura un punto más alta, se nota  el alcohol, las especias picantes y su contrapunto dulce, una fruta jugosa y amargores de fondo y la madera presente. Buena acidez con notas lácteas en el postgusto. Los balsámicos están más comedidos ahora. Es fresco, jugoso, floral, un poco cálido con esta subida de temperatura. Los taninos y amargores nos hacen ver que es joven, con un punto secante, pero con una buena fruta que se aprecia de fondo, tal como lo estoy tomando ahora. Toque terroso y metálico en boca le da una complejidad especial. Y luego ese cacao negro le da más amargor aún.

Rico y joven, pero que permite su disfrute, aunque mejorará muchísimo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar