Frescor y juventud para el verano

Botella borgoñona de vidrio verde claro con una elegante etiqueta. Variedades indicadas en la contraetiqueta.

Es un vino blanco de color amarillo pajizo. En nariz presenta buena intensidad, muy presentes los aromas frescos cítricos y notas de pera madura. En boca destaca por su buena acidez y su frescor, de nuevo cítrico y con ciertos toques minerales, todo bien equilibrado. 

En mi opinión, un vino blanco muy bien hecho, adecuado para beber como aperitivo o para acompañar platos ligeros, sobre todo para el verano con platos fríos. Lo hemos bebido con un pastel de verduras, creo que una muy buena combinación.

En tienda creo que ronda los 9€.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar