Vino Gran Colegiata Original 2014: Y como regalo de Navidad...


... por fin tengo tiempo de colgar la cata. Ains ¡¡¡qué desastre soy!!!!

La botella es elegante, sencilla, con buena información. Tapón de buena calidad y correcto. Me ha gustado el exterior, pero más el interior.

Comencemos! En copa, tiene capa media, con un bonito color picota, con un ribete granatoso y limpio. Brillante, con lágrima densa y escasa. Se ve muy cremoso. 

En nariz, mucha fruta roja con un punto licoroso, cremoso, con notas de coco y vainilla. Balsámicos, especias picantes, suaves lácteos y un capazo de frescura. Es muy fresco y complejo (completo diría yo). Notas de matorral mediterráneo, ahumadas, minerales... Y con apuntes herbáceos frescos. Pero la fruta manda. Notas de madera, muy de fondo, con café, con suave tostados y un toque de coco, de moka. Muy equilibrado y ligero, menos pesado de lo esperado. Tiene ese toque reductivo como de cuero. 

La crianza, en esta fase, está muy bien integrada, aunque más tarde salen más notas de lacas de uñas y unas notas de ebanistería. 

En boca, ataque seco, con un tanino más sedoso de lo esperado, con un punto lácteo y la fruta madura aguantando la carga. Es fresco y balsámico. Madera presente con ese apunte secante, pero disfrutable. Especias picantes, frescura, notas minerales, cacao muy amargo... Es muy fresco y gustoso, más de lo que me esperaba con esas notas cálidas de un alcohol que está muy bien puesto. Madera muy integrada para su juventud

Dentro de su crianza y grado, es ligero, un buen vino que da para conversar y se puede tomar bien solo. Es SEDA, como dijo el forero David Sendra.

Muy buen vino, con un equilibrio tremendo y que ha sido un gran descubrimiento. 

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar