Casi cuatro meses después...

vuelvo a disfrutar de otra botella de este extraordinario y sobresaliente vinazo.

Las sensaciones son idènticas a las vertidas en la valoración anterior, nos encontramos ante un vino con una nariz sobresaliente, aunque no es nada excepcional, si tiene muy claro los frutales y otros aròmas, ademas de ser bastante compleja y agradable.

La boca, es tal y como se ha comentado anteriormente, es un vino que se bebe de maravilla y que tiene un recorrido maravilloso y con toques de elegancia, facil de beber, pero al mismo tiempo con buena estructura, buen "esqueleto" y sobre todo fenomenal el redondeo.

En esta ocasión me ha salido en la puntuación una décima, se lo merece por lo satisfactorio que resulta este vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar