Para cacarear!

Porque menuda bobal más elegante!!!! Pero con una potencia intensa y controlada.

La nariz tiene fruta negra y del bosque madura, con tostados y especias picantes, unos balsámicos y ahumados potentes, con toques de tierra húmeda, maderas finas, notas dulces avainilladas, que están acompañadas por un merengue de café suave y dulzoncillo. Notas salinas, de matorral mediterráneo, de flores.

La boca está muy bien armada, potente, con la fruta y los tostados muy fusionados, con las especias picantes que se funden en la boca, con los balsámicos danzando por ahí y la vainilla y ese toque pastelero dándole cremosidad y un toque golosete. Notas de tabaco, suave licor, una buena carga mineral, que junto con los ahumados y unas notas animales en el postgusto, hacen que sea un vino directo, pero complejo. Buena acidez y tanino made in bobal. Notas de tierra húmeda y salinas acaban de redondear este vino. Tiene estructura, armazón y amargores para seguir creciendo en botella, pero ahora ya está muy bueno.

¡Me ha gustado mucho!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar