Mucha envidia tengo...

... de los que pueden disfrutar más a menudo de este vinazo!!!!! Un albariño racial y delicioso.

La nariz está llena de odio y rencor, en forma de fruta blanca y amarilla de hueso, con ciruela claudia, pera de agua, manzana, toques de albaricoque y un toque salino y herbáceo que le da una frescura enoooooooooorme!!! Pimienta blanca, nuez moscada, flores blancas, toallita de limón y una mineralidad que te llega al alma. Fresco, directo, racial y potente, pero muy elegante.

Ya en la boca te mata de envidia, con esa salinidad, esa fruta madura jugosa y el contrapunto cítrico, herbáceo y mineral que te llena la boca de rabia... De rabia porque quieres darle otro trago a la copa, inundarte la boca con esos toques anisados, la salinidad, las especias picantes, las flores, ese paso graso, carnoso y con apuntes balsámicos. Delicioso, largo, sápido de cojones y que se bebe de maravilla.

Una delicia auténtica. Para beber a camiones.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar