Buenas mozas que cortejar

Porque menudo menudo novillo está hecho, guapo, sabroso y simpaticón.

Lo primero que te seduce es esa fruta negra madura, jugosa, con frutos del bosque, tostados suaves, balsámicos marcados, nuez moscada y pimienta negra, pizarra, flores y notas vegetales. Cacao y café, con toques dulces como de vainilla y canela.

En boca, es jugoso, fresco, franco, directo, con esa fruta madura jugueteando en la boca, con una buena acidez y un tanino rústico, pero fresco y frutal. Los tostados y la madera están perfectamente integrados, dando toques avainillados, pero sobre todo de cacao y grano de café. Matorral, notas como de tinta china en el postgusto y muy largo. Fresco, frutal y frenético, que te pide otro trago.

Gran vino, que tiene garra y vida por delante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar