Vino La Garrocha Oloroso: Muy terroso y empireúmatico.


Caoba oscuro con amplio ribete ambarino. Nariz de carácter más empireumático, hay aromas aldehídos y de tueste de maderas, caramelo quemado que recuera a su crianza en bota jerezana. Notitas de flores blancas, nueces, dátiles, fruta en almíbar tostado, tabaco, corteza vegetal, torrefactos dulces y algo de cacao. En boca es de carácter seco en el ataque, paso astringente, pero con ciertas notitas abocadas por la crianza oxidativa y el alcohol. Posgusto más goloso y con sensaciones de torrefactos + cacao. Un vino con cuerpo, muy terroso y de larga persistencia, se le nota la crianza en bota y su armazón sensorial, quizás por eso se percibe como demasiado encerrado en sí mismo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar