Vino Pendón de la Aguilera 2012: Pendón de la Aguilera no pasa desapercibido.


Color granate con ribete rubí y capa alta.

No pasa desapercibido.

Toque vegetal, resina, hoja de pino, linimento, alcanfor, balsámico, fresco. La fruta la encontramos en todos sus estados, tersa, madura, sazonada y algo más débil el punto licoroso. Soberbia la expresión y la conjunción con las notas de la crianza, sobre todo con los tostados, milimetrados. Sensación golosa, de tierra y hierro, tramadas con la madurez, compota, almizcle y arrope junto a un agradable punto láctico. 

En boca es un eco de lo percibido en nariz pero con el arma de la frescura, gracias a una acidez jugosa. Se deja beber e invita al trago pese a su corpulencia, gusta, te regodeas, punto previsible, con carácter y personalidad calculada. 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar