Vino Gran Clos 2016: Una apuesta segura que nos llegará a emocionar.


Amarillo ambarino con destellos verdosos. En nariz se percibe la fruta amarilla, exótica y verde en sazón, con notas de albérchigos entreverados y hueso de albaricoque, además de piel de manzana verde. Hay aromas de maderas nuevas aún pendientes de una mayor integración que dejan ese recuerdo típico de savia de Ficus y corteza vegetal. Alguna notita evolucionada de la serie valeriánica y que puede recordar al pelo mojado de perro, especias (pimienta), vainilla, algo de crema o cera de abeja, hojarasca verde, final de piedra de mechero / misto. El carácter mineral esta presente, recordando a veces a cantos rodados de rio y su ribera, pero con cierta interferencia en nariz con la fruta y las maderas nuevas que se hacen demasiado evidentes. En boca es muy rico, atractivo, con una excelente y fresca fruta amarilla que llena todo el recorrido del vino de buena sapidez, en el paso también se percibe la estructura tánica de la madera que lo hace quizás algo rugoso y levemente amargoso en su posgusto, que también es firme y duradero, dejando en su final una gotita de madurez frutal dulce. Retronasal de carácter ahumada / especiada. Un vino muy rico, pero que aún tiene por delante una fase necesaria de crianza en botella para que las notas de las maderas se acaben integrando más en el vino dotándolo de la cremosidad que estás uvas suelen dar al integrar sus taninos con los de la barrica. Creo que en unos 4 – 5 años el vino girará ganando riqueza olfativa, aromas terciarios y cremosidad en boca. Una apuesta segura que nos llegará a emocionar.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar