Luis el agradable

Pues eso, que es un vino agradable, gustoso, sabroso, sin fallos, pero que le falta ese toque que te enamora o hace que lo detestes.

La nariz está llena de fruta negra y roja bien madura, con frutillos del bosque y unas notas intensas de vainilla. La madera aún se nota, pero aparece suavizada con los balsámicos y las flores. Los tostados aún tienen peso, con café con leche. Notas de matorral y toquecillos ahumados, junto con algunas notas de pimienta y nuez moscada, cierran el conjunto.

En boca es agradable, con el tanino aún rugoso y la madera que le da un punto secante. La fruta, al estar bien madura, suaviza esas notas, igual que esa vainilla agradable. Flores, matorral, regaliz, esas notas suaves lácteas y de bombón de licor, junto con una buena acidez y especias picantes, definen un vino agradable y sápido, pero al que le falta algo. Buena estructura que le permitirá crecer un poco en botella.

Pese a esa falta de algo, se trata de un buen vino y bien elaborado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar