Sigue recio

Y en la misma forma!!!! Con ese punto rústico y un tanino vivo que aún te hace ver que le queda cuerda para rato.

La nariz poco a cambiado respecto a la anterior cata, con notas casi idénticas, quizá con la fruta un punto más madura, pero esas especias, flores, ahumados y cacao siguen ahí, marcados, junto con las notas balsámicas. Pocos cambios por aquí.

En boca, pues más de lo mismo: con esa rusticidad, esas notas balsámicos y minerales, las especias y tostados marcados a fuego de inicio. La fruta aún cruje, fresca y jugosa, con notas de tinta china. Notas de establo, de matorral y un postguto largo y mineral. Seco y fresco.

Vino que pide acompañamiento y que aún va a dar muchas alegría me parece.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar