Para echarse a la Sierra sin pensárselo

Porque con ese precio, se nota calidad y buena fruta. Un vino bien elaborado y que tendrá que crecer en botella (espero).

La nariz tiene una buena fruta roja madura, con pimienta negra, vainilla, clavo y ese toque de regaliz, que le da un plus de frescura. Toques ahumados y de cuero, con notas de bombón licoroso muy suave. Laurel, matorral, café suave y notas de tierra húmeda.

En boca la fruta aún puede madurar más, con notas secantes y un tanino aún rugoso. El alcohol no se nota, pero sí unos ahumados y toques minerales, que se combinan con la pimienta negra, la vainilla, el clavo y el laurel. Los tostados aparecen poco a poco, pero se muestran poderosos y marcados, con granos de café torrefacto. Suave toque de bombón y una buena acidez. Los amargores vienen dados por esas notas herbáceas. Tiene un buen recorrido con recuerdos tostados.

Debería crecer en botella y mejorar, pero es una buenísima opción en cuanto a RCP.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar