Para saltar y saltar

Pues un vino que no conocía y que me ha dado una agradable sorpresa, con matices conocidos, pero un frescor y jugosidad que no me esperaba.

La nariz tiene toques punzantes, pero también pera de agua, plátano, manzana golden, tiza, ese toque marino y mineral, herbáceos, notas balsámicas y alguna dulce. Pero sobre todo se nota en nariz que es un vino seco, con toques de pólvora, pimienta blanca y flores.

En boca se transmite esa sequedad, pero con la fruta jugosa y madura, que se entremezcla con las notas de albariza y salinas, con los herbáceos y la pimienta blanca suave. Tiene una buena acidez, y unos amargores marcados, pero mantiene una buena jugosidad para lo que te esperas de la uva palomino. Postgusto largo, salino y floral, con esos recuerdos de fruta.

Interesante propuesta de palomino, un vino diferente y no apto para todo el mundo.

Recomendado por 1 usuario

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar