Vino Gómez Cruzado Blanco 2017: Encontrando el camino.


Vino encerrado en una botella borgoñona que está vestida con una etiqueta de diseño clásico. El corcho que la cierra correcto y significando el nombre de la bodega.

      A la vista un color amarillo limón. Limpio y brillante. Buena, fina y lenta lágrima en su carrera por el cáliz de la copa.

      En nariz frutas y flores blancas en sazón. Cítricos, mineralidad y ligera madera de su crianza integrada y sin destacar.

       En boca es fresco, elegante, untuoso, glicérico, frutal, manteniendo una fresca y elegante acidez que invita a beber. Muy grato y elegante paso de boca. Es un vino largo. Me da una permanencia de 2,30 minutos.

       Bodega que va recuperando su antiguo esplendor.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar