Vino Tras la Yesca 2015: Pide a gritos botella.


Este fue otro de los vinos que abrimos en la cena de Navidad del día 22 en nuestra Colla La Farigola. Los dejamos abiertos por espacio de una horita y los servimos a 17°C. Tapón compacto y tintado tan solo en su base. Curiosa etiqueta con una caricatura del enólogo vallisoletano Javier Rodríguez en sus viñedos.

VISUAL: De color rojo cereza de capa media-alta, brillante y luminoso. Lágrima gruesa, lenta y ligeramente tintada (87).

OLFATIVA: En primer término encontramos aromas de fruta negra (moras) y roja (fresas) maduras. Al rato emanan fragancias herbáceas de mucha frescura (hierba recién cortada), especiados de pimienta y clavo acompañando apuntes minerales terrosos. En la pátina terciaria hay cuero curtido, cacao y un ligero atisbo de la madera con notas ahumadas. Intensidad media y buena complejidad (87).

GUSTATIVA: Con un buen ataque, muy frutal y un tanto carnoso. Acidez media-alta y taninos algo rugosos. Retronasal con recuerdos a mermelada de cereza y apuntes vegetales. En el post-gusto asoma su mineralidad así como un final tostado. Persistencia de casi tres minutos. Buen arquetipo de lo que es un vino de Toro y que pide a gritos botella. En tres o cuatro años seguro que está en su clímax y esos taninos más dulcificados (86).

La RCP la considero excelente. Cuesta poco más de 5 euros y si lo guardamos seguro que nos dará una gran alegría.

MARIDAJE: Sacamos todos los vinos a la mesa para compartir mantel con diferentes viandas: Unos rollitos de salmón con huevo duro y unas almejitas de entrantes y de plato fuerte un arroz caldoso de bogavante. Este vino lo tomé con mi tercer plato del caldoso de bogavante y la verdad es que sus taninos rugosos y su mineralidad se compenetraron maravillosamente con los intensos sabores del arroz de marisco.

Salud-os!!

Recomendado por 1 usuario

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar