Vino Vinicola Del Priorato ( Vinoselección ) 1991: A veces las BMW parecen Vespinos y viceversa.


Cuando he cogido esta botella hoy para catarla, he pensado : esto es como irse al Paris / Dakar en una Vespino. En la etiqueta pone “ embotellado en Noviembre de 1992 y el vino es del 91 “. Rojo cereza de capa alta y ribete teja yodado. Nariz muy cerrada al principio, incluso habiéndolo decantado tarda en abrirse. Con media intensidad es frutal, fresco, aromas de frutillos rojos en confitura, matices hondos de piedra, notas de crianza, trastero, tierra seca, cacao, menta, conforme el vino se airea saca más fruta del bosque y se intuyen las sensaciones férricas y minerales de la zona. Final de nariz de pastel de frutas del bosque y un poquito de cereal / trigo – que no es buena señal. En boca es rico, fresco, un poco amistelado al principio del paso pero enseguida le sale fruta negra tostadita y con buena acidez. Tiene ciertas sensaciones melosas y levemente aldehídas por vía retronasal. Posgusto firme, amargoso – vegetal – frutal maduro y de cacao. Está en una excelente buena forma. Algunos de los vinos de El Priorat que he tomado de los 90 eran simplemente aromas de pegamento y medio. A partir de 1992 hubo un cambio en el tiempo de maceración con los hollejos que se prolongó (como en toda España) y además se dejó más tiempo la uva en la viña, lo que creo que originó menos capacidad de crianza botella. Este vino en esa época estaba virgen de intenciones, y es un claro ejemplo de lo que la botella puede dar a los vinos de esa magnífica zona, donde creo que la crianza en madera excesiva no es la solución para crear grandes vinos que aguanten con los años. A veces las BMW parecen Vespinos y viceversa, y la realidad es que si este vino llevase una etiqueta de los cuatro grandes de la zona, casi seguro que le habría puesto como mínimo un 9.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar