Vino Domaine Michel Gaunoux Beaune 1998: Un Beaune maduro que conserva tanino y viveza


Rojo sangre con reflejos marrones. Limpio, brillante y de capa baja.
Pinot noir y madurez. Esas son las primeras palabras que se nos vienen a la cabeza cuando nos lo llevamos a la nariz. Hay algún toque a flores cortadas, fruta roja, balsámicos y mentolados, especias de monte bajo, pimienta, regaliz, agua estancada, animales y piedras.
En boca notamos un vino con años por su equilibrio de sabores y, que sin embargo, conserva un tanino secante que claramente proviene de la fruta, ya que la madera no se percibe, y una gran acidez. El alcohol también está mitigado. El paso es rústico, licoroso, astringente, cálido y bastante fluido. Abanico complejo que no decae. Verticalidad y también una cierta anchura.
Postgusto largo y decadente.
Un productor con un estilo muy propio. Elabora tintos puros, sin disfraces y algo descarnados. Al contrario que muchos Borgoña, son vinos para esperar y abrir en su momento adecuado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar