Un clásico Ribera ya en ligera decadencia

Rojo rubí, ribetes ligeramente atejados, capa media-alta.
Nariz de cierta intensidad, de carácter maduro y elegante. Notas de frutas rojas maduras, especias, ahumados, torrefactos, chocolate amargo, con una ligera serie terciaria de piel curtida, maderas viejas y humedades. Nariz no muy atractiva pero sin defectos, algo falta quizá de profundidad.
En boca es un vino equilibrado, elegantón, que se bebe bien por su correcta acidez y por su paso redondo. No es muy largo en el final, que nos deja notas de frutas maduras y especias, con algún atisbo torrefacto. Taninos ya pulidos.
Un vino que ya pasó hace tiempo por su cénit y se encuentra por tanto en una fase de lento declive, de lenta caída. Se bebe bien y no ofrece mayores defectos, pero tampoco parece que fuera un gran vino en su momento. Ante todo, una curiosidad.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar