Vino Hollera Monje 2002: Tal como era previsible a estas alturas este vino ha muerto casi


Tal como era previsible a estas alturas este vino ha muerto casi totalmente: color cereza picota de capa media y borde rosado. Nariz de gran intensidad con notas de moras maduras, acompotadas, casi pasadas y ligeras notas minerales. En boca carece casi totalmente de acidez pero además es claramente abocado, con de nuevo notas de fruta madura y ligera amargor, se hace muy pesado de beber. Corto en persistencia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar