Tremendo!!!

Botella rescatada del fondo del almacén de un distribuidor, que aún encima la había conservado en malas condiciones y nada menos que sin tumbar durante bastantes años. Suponíamos que no estaría demasiado bueno pero la sorpresa fue total.
Abierto a temperatura ambiente para evitar que el frío le pudiese afectar. Para empezar el corcho se rompe y se queda un trozo dentro, con lo que la decantamos rápidamente y al meter la nariz la primera impresión ya dijo que estaba bueno.
De color amarillo dorado aunque menos de lo esperado, reflejos también dorados, lágrima densa que resbala por la copa.
En nariz ha perdido fruta pero ha ganado complejidad, toques amielados, toffees, fruta madura, sin esas clásicas notas de hidrocarburos. Hay un deje de la crianza en madera pero totalmente elegante.
En boca mantiene una sorprendente acidez a pesar de estar muy redondo, untuoso, ciertos toques especiados. Tiene estructura pero es sedoso, un vinazo.
Una suerte haber podido disfrutar de este gran vino.

Recomendado por 2 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar