Pétreo

Pues eso, que no recordaba cuándo había catado este vino y descorché otra botella y sigue joven a rabiar.

La nariz sigue con esa fruta con muchas notas de crianza y champiñones, con la fruta madura, compotada, con notas blasámicas, de tinta china y mina de lápiz, tabaco.... totalmente idéntica a la nota de cata anterior. Quizá la mineralidad se encuentra más marcada, con los cueros presentes y esa buena carga especiada que se muestra más intensa.

La boca aún cruje con esa fruta madura, pero tersa, esa acidez intensa, las flores y especias llenando la boca, con tabaco, cueros, madera, ahumados, trufa.... Está creciendo, pero a ritmo lento, pero seguro.

Vino para guardar aún.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar