Originalidad que promete.

Vino encerrado en una botella borgoñona, cerrada con un correcto corcho y vestida con una sencilla etiqueta de diseño moderno.
A la vista un vino de color amarillo pálido y acerado, limpio y brillante, densa lágrima que se desliza finamente y con perezosa aptitud por el caliz de la copa.
En nariz buenas y nítidas frutas blancas de pera, frutas de hueso en forma de albaricoque, destacan la malvasía y el moscatel.
En boca es untuoso, equilibrado, aterciopelado, con carga de fruta, se percibe muy bién la malvasía, con menos % que la anterior añada, y el moscatel, elegante y mineral. Presencial y elegante acidez que invita a beber y que le dará años de vida.
Muy grato y satisfactorio paso de boca. Es un vino largo. Me da una permanencia de 2,45 minutos.
Un vino muy original que con el transcurrir de los meses y años irá a mejor.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar