La primera vez que lo probé fue hace año y medio; era el típico vino joven

La primera vez que lo probé fue hace año y medio; era el típico vino joven de color amarillo pajizo con reflejos verdosos, con aromas herbáceos y algún que otro aroma a frutas tropicales. En boca era seco, de buena acidez y con una persistencia media (7,5 puntos).
Pero el tiempo transcurrido le ha dotado de mayor complejidad.

Ahora, el vino es de color amarillo pajizo intenso con reflejos dorados.

Huele a manzanas rojas muy maduras, carne de membrillo, peras en almibar y hojas de laurel seco. También aparecen ligeras notas minerales.

En boca sigue siendo seco, algo graso, con más cuerpo y sigue conservando una buena acidez cítrica muy refrescante. El final es largo y frutal.

Me costó 12 euros.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar