Sigue espectacular y con varios años de vida todavía

Corcho blandito que se deshace en parte al traccionar sobre el mismo... tanto que se ha tenido que utilizar un sacacorchos de láminas para terminar de extraerlo correctamente.

Mantenido más de 1 hora descorchado y en jarra térmica.

Visual: amarillo dorado claro con reflejos todavía verdosos, brillante, limpio y con buena lágrima.

Nariz: muy intensa, incluso frío, desde el principio: flores blancas, piña y lima maduras, mango, albaricoque, melocotón en almíbar, tomillo, eneldo, anisados, monte bajo, mineralidad y una muy sutil salinidad. Buena complejidad.

Boca: entrada fresca, sabrosa, con buena cremosidad y untuosidad, estructura media-alta bastante grasa, buena densidad. Muy buena acidez cítrica. Final largo, muy afrutado, herbáceo, mineral, salino, con notas cítricas y herbáceas junto a esas notas amargosas que invitan a otra copa.

Muy buen albariño joven ya casi con 2 años de vida. En un momento de plenitud ya pero que, sin duda, ganará con meses ó incluso algún año más de botella.

Vino ideal ya para noches de verano a la luz de la luna y las velas: vas a quedar bien seguro con prácticamente cualquier comensal. Vino que se bebe muy fácil. Me queda otra botella, ¿ pasará de este verano ? No lo sé. Mi idea es dejarla meses ó un añito más pero no sé si podré aguantar ;)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar