Celeste Crianza 2012. Correcto pero no es un vino de grandes vuelos.

Rojo picota, capa media, ribete violáceo, abundante lágrima.

Bastante cerrado de entrada, confitura, fruta negra, vainilla...torrefactos y maderas.

En boca, entrada amable, taninos bien integrados, acidez equilibrada, algo ligero pero agradable. A medida que evoluciona en copa gana en complejidad, quizá deberíamos de haberlo abierto una hora o dos antes.

Me parece que es un vino para tomar ya más que para guardar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar