Esta vez pierde frente a su hermano mayor.

Color cubierto con ribete algo amarronado.Nariz cerrada durante casi toda la cena.A momentos muestra su fragancia pero desaparece rapido,es posible que sea esta botella.La boca con buena acidez pero poca mineralidad,falta de complejidad.No me ha gustado como otras veces.En cata ciega con un Ermita 98 no hubo color.Decepcion.

  1. #1

    Juanjosantos

    Fue seguro la botella que os tocó.

    Ayer lo catamos con casi 10 años más que lo cataste tú y Finca Dofí 1998 se mostró pletórico, enérgico, complejo, intenso y para nada agotado.

    Eso sí, recomiendo abrirlo con tiempo y decantar para que el vino pueda abrirse y desplegar todos sus aromas.

  2. #2

    saguibial

    en respuesta a Juanjosantos
    Ver mensaje de Juanjosantos

    En los ultimos 10 años he aprendido...a entender un poco (no todo lo que querria)como se comportan los vinos.En este caso estoy seguro que has disfrutado mucho.Es probable que bebieramos el Dofi en un momento poco oportuno(fase cerrada),o bien fue la botella.
    De todas maneras el Dofi es uno de mis prioratos favoritos.
    Una abrazo.
    Alejandro

  3. #3

    Juanjosantos

    en respuesta a saguibial
    Ver mensaje de saguibial

    De eso justamente hablamos en la cata que tuvimos el sábado: de las "fases mudas" o "cerradas" de los vinos, sobre todo, de los grandes vinos.

    Es lógico aprender: 10 años dan para muchas catas, muchas botellas, muchas afirmaciones, rectificaciones, cambios de estilo de vinos que a uno le gustan, etc.

    También puede ser que aquella botella de Dofí 1998 que tomaste, o bien estuviera en fase cerrada o, simplemente, saliera mal la botella. A mí me salió en febrero otra de este mismo vino-añada con defecto de TCA (y no veas el disgusto que me llevé por el vino que es y la espera de casi 20 años).

    Lo único que sabemos en esto del vino es que siempre estamos aprendiendo y que ninguna botella te da garantía 100% que vaya a salir en perfecto estado, esa pequeña duda e incertidumbre es lo que hace, si cabe, más grande el momento de abrir un gran vino (sobre todo cuando ya tiene unos cuantos años a sus espaldas), ves que está tan bueno y te hace disfrutar tanto.

    Un abrazo,
    Juanjo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar