Buenas sensaciones

He tomado en varias ocasiones este vino y las sensaciones son parecidas en todos los casos.
De color amarillo pajizo con ribete dorado, lágrima que resbala suavemente por la copa. Limpio y brillante.
En nariz aparece muy tímido pero poco a poco van asomando esos aromas de fruta de hueso: melocotón, albaricoque, ligeros lácticos, algún toque salino.
En boca es un vino denso pero con muy buena acidez, cítricos, final mineral.
Un vino que no se elabora en madera aunque parece que sí se hace, hay que seguirle la pista.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar