Domaine des Coqueries Coteaux du Layon 2012

Vino Domaine des Coqueries Coteaux du Layon 2012

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
92
Puntuación Media:
8,4
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Philippe Gilardeau
D.O./Zona: Coteaux du Layon
País: Francia
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 12,00%
Varietales: Chenin Blanc
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción

Varietales: Chenin Blanc

3 Opiniones de Domaine des Coqueries Coteaux du Layon

Uno de los vinos dulces muy apetitosos de Coteaux du Layon del Loire de color amarillo dorado brillante. En nariz aromas a fruta dulce, escarchada, notas minerales. En boca muy untuoso, dulce y muy concentrado. Uno de los recuerdos de los vinos del Loire

Comienza de forma suave y sutil, diría que es delicado, se vislumbra todo el trasfondo que hay en su interior. No es muy fragante, no hay una gran fortaleza,pero me gusta y me convence, por que tenemos esas ricas sensaciones de uva botritificada, nada pasada o melosa, es fresca dentro de su aspecto dulce.
Hay manzanas asadas, miel, orejones, fósforo, flores, hierbas de monte, cascara de cítricos, podredumbre. Conforme le das tiempo, se va convirtiendo en un vino algo más concentrado, algo más seductor, diría que cautiva y remata con algo más de contundencia, que por otro lado, he estado esperando en todo momento. Ahora tenemos hierbas secas, un poco de limón escarchado, jengibre, pólvora, hidrocarburos, al fondo, y un poco de incienso.

Boca jugosa, es de un rico y fino dulzor, algo liviano, por otra parte. Una acidez rica, también suave y delicada. Me gusta porque no es un vino espectacular, es decir, no hay un gran dulzor, ni tan poco una gran acidez, pero lo tiene todo de forma recatada, delicada. Enseña lo de los grandes o aventura un futuro espectacular. Se bebe con mesura, sale la nota de fósforo, el recuerdo a neumático, cascaras de cítricos secas, ligero fondo mineral, ricas hierbas, frutas blancas y de hueso, un toque a ceniza y de tiza.

Dorado muy intenso con tonalidades ámbar, muy brillante. Inicio muy neumático, mineral, como a fogonazo de fósforo, notas que vuelven durante su degustación pero ya más aireadas, lo que pasa que como trama tiene una naranja escarchada, unos orejones y un dulce de miel. Untuosa boca, dulce paso de buena concentración, naranja confitada amarga, con una estupenda acidez que le ayuda a no empalagar, pero aún así no conviene pasar de la segunda copa. Interesante.
Estupendo con un foie con mermelada de calabaza y aguanta con orgullo un queso como el Peña Blanca ¡Ahí es ná!.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar