Juego de aromas y seria juventud

Complejidad aromática que va desde las flores blancas a la fruta de carne blanca (peras, manzanas suaves) pasando por la hierbabuena y volviendo a la fruta pero con hueso (albaricoque y un punto de melocotón)

La boca es sorprendentemente potente, con ligeras pinceladas amargosas, fruta carnosa y final ácido, todo envuelto de una agradable frescura.

Con vocación de permanencia, se niega a despedirse con facilidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar