Vino Barón de Chirel Reserva 1994: Estupenda evolución de un estilo quizás demasiado pensado.


Rojo picota de capa alta y ribete anaranjado. Nariz muy cerrada al principio, necesita casi una hora en decantador para abrirse. Tiene un perfil matemático, elegante, preciso en las formas frutales y de la crianza, con buena intensidad. Aromas de frutillos silvestres maduritos, hay bastantes notas minerales, férricas ( metal frio ), calcáreas, también matices de cueros recién curtidos y tela de Barbour. Especias, notitas herbáceas, cacao ( after eigth ), hojarasca, tierra de maceta, campo en otoño y un final como de nuez moscada y anisado. Van apareciendo matices terciaros que recuerdan al tueste y de la serie animal ( cárnicos ) y en donde aparecen tímidamente las flores ajadas y la menta. En boca se percibe cierta sequedad tánica en el ataque que enseguida es engullida por la fruta del bosque y los taninos maduros dejando sentir en el paso una agradable sensación frutal madura. Posgusto muy activo, tánico, tostado, vivo, es especiado y vegetal por vía retronasal. Recuerdo con cariño la época en que salieron al mercado las marcas Barón de Chirel, Torre Muga y Dalmau ( no estoy seguro, pero creo que fueron con la añada 1994 ). Todos hablaban de vinos de mayor extracción y estilo moderno de bodegas históricas de Rioja en una clara respuesta eno-comercial a la Ribera del Duero y Priorato de esa época. Este vino tiene potencial de aguante en botella y mejoría, pero creo que es un vino al que hay que cuidar más, estar más pendiente de la temperatura y humedad de conservación, es como más delicado que las otras marcas de estas bodegas, que son como chaquetas metálicas para el paso del tiempo. Me quedan en mi Bodeguita 5 botellas de esta añada que guardaré con especial atención para intentar tomarlas en la próxima década y dar cuenta de ello. Siempre ( D.m. ).

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Expatriator69

    Enhorabuena por la valoración y por el disfrute por lo que veo, no podía ser de otra forma. Menudo vinazo ese Chirel del 94!. Las tres botellas que he podido disfrutar de esta añada, a cual más alucinante. Tiene una riqueza de matices bárbara y una elegancia y amabilidad en boca soberbias. De los vinos que se le quedan a uno en la memoria. Creo que me queda una o dos más también. Las disfrutaremos.
    Salud-os!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar