Vino Paternina Viña Vial Reserva 1968: De Cepa Borgoña a Banda Roja


De color rubí marronoso, oscuro, de capa media-alta, ligeramente turbio, mate. Parece lastrado por los años. Reflejos anaranjados, sin mucho brillo. Borde amplio, atejado.

Inicialmente se presenta con aromas de poca intensidad pero bien definidos, algo apagado, con un ligero predominio de notas de hongos, setas secas, hojarasca y un deje de polvorilla (pedernal, sílex) y licor de cerezas, casi amarrasquinado. Se recupera con rapidez, depurándose de cierto exceso reductivo para mostrar una gran cantidad de frutos rojos en sazón, kirsch, confitura de naranja amarga, biscote, vainilla. No para de ganar en madurez y presencia aportando notas de fruta pasa, café aromático, cacao tostado. Elegante y sorprendentemente más complejo de lo que se intuía al abrir la botella.

En boca es amplio, graso, redondo, generoso con un matiz de vainilla que está presente en todo momento. Los taninos son maduros y aún presentes con mayor sensación de garnacha de lo que la bodega declaraba. Tostado, cremoso, aún vivo gracias a una acidez suficiente. Se disfruta y mucho!!

Buen media reserva de Paternina y digno sucesor del que durante décadas fuera el Paternina Cepa Borgoña, una de las primeras marcas en ser comercailizadas por la bodega a principios del siglo XX. Un tinto a medio camino entre el Banda Azul y el Gran Reserva que en las mejores añadas conseguía estar a la altua de los mejores vinos de Paternina.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2013/12/paternina-vina-vial-1968-reserva.html

Recomendado por 3 usuarios
  1. #1

    EuSaenz

    Juraría que el Viña Vial 1970 de hace unos días tenía botella bordelesa, debieron cambiar en ese espacio.

    Saludos,
    Eugenio.

  2. #2

    Limonero

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Así es Eugenio. Ya no tenía mucho sentido comercializar el Viña Vial como borgoñón y poco a poco fue quedando arrinconado entre el Banda Azul, que representaba más del 60% de las ventas totales de la bodega en los 60-70, y el Gran Reserva o Conde de los Andes. Seguramente el Viña Vial fuera el vino más interesante de la bodega, por su bunena rcp y por la solidez general de casi todas las cosechas.

    Como hablamos en tantas ocasiones la bodega se fue a pique con la entrada de Rumasa en su dirección. El instinto depredador de Ruiz Mateos llevó a embotellar el Banda Azul de 1972, cosecha nefasta, sin realizar la maloláctica. Las botellas se abrían solas como un mal espumoso. En esos años al pedir un Banda Azul en los bares se hacía la broma de responder: "con o sin gas?".

    Un saludo!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar