Vino Finca Rio Negro 2010: Un proyecto admirable.


Cereza de capa alta y pequeño ribete naranja. Nariz tostada, empireumática y de fruta muy madura con esos rasgos típicos del tueste. Confitura de orejones, hojas de geranio triturada, ceniza de puro habano, si la fruta tuviese más intensidad saldrían notas de caramelo quemado, pero en su sitio hay como una sensación de tizne de madera nueva y cacao. En boca es denso y se le notan los efectos de unos taninos tostados y que además han asimilado poca materia prima de la uva, salvo el color. El oxígeno también está algo presente ( oxidación ) dejando sensaciones de recuerdos amistelados y con un paso de poca frescura / acidez, en el final se posa la misma sensación que cuando tomas un chocolate 85 % cacao : amargo y tánico. La retronasal sigue siendo tostada, de orejones y chocolate, pero tampoco es clara. Es un vino compacto y extraño, quizás sea esta botella que tengo en mi bodega desde su salida al mercado, pero me llama la atención las características sensoriales que tiene ya que no le encuentro sentido. No sé, las catas como estas no las suelo publicar porque confunden más que aclaran, pero en este caso me llama tanto la atención que lo hago para ver dentro de unos años que pasa, y voy a intentar probar una botella de añada más reciente. Si en esta añada era viñedo nuevo, con altos rendimientos ( que por la ubicación no deben de serlo ), variedades que maduran cada una a su tiempo y para la crianza se han utilizado barricas de un nivel alto de tostado y es proyecto nuevo en esos años… puede dar este resultado, pero lo digo sin certeza, tan solo percibo lo sensorial actual / esta botella. Lo que si es admirable es irse a ese lugar a elaborar vino tan lejos de cualquier otro viñedo, detrás de este proyecto debe de haber mucha motivación y sobre todo ilusión, también por ello publico esta cata, por respeto y admiración.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar