La evolución de las barricas

Cuando tomé no hace demasiado tiempo las añadas 2006 y 2007 de este vino, noté que quizás había demasiada madera en ellos y pensé que las siguientes añadas vendrían menos cargadas de tostados. Dicho y hecho, esta añada 2009 me ha parecido un buen vino, quizás con la acidez un poco baja y el color un poco evolucionado de más pero interesante en definitiva.
En nariz fruta blanca y de hueso, ciertos toques dulzones como de membrillo, suaves ahumados y sutiles notas de la crianza.
En boca es un vino con cuerpo, glicérico, acidez correcta aunque quizás un poco bajo, mucha fruta y finísimos tostados.
Es curioso cómo van evolucionando las barricas y cada añada marcan menos esa madera que tan poco me gusta. Buen vino.

Recomendado por 1 usuario

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar