Restaurante Bamboo (CERRADO)

Datos de Bamboo (CERRADO)
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
4.8 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
3.7 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: Jorge Juan, 19
Código postal: 46004
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes y domingos por la noche.

Teléfono


24 Opiniones de Bamboo (CERRADO)

Fuimos 2 personas a Cuina Oberta 2012 a comer (20€). Ahí va mi valoración de este restaurante.

Entrantes: Brocheta de langostino con salsa de guindilla dulce. Correcta, aunque el sabor no era dulce que digamos, porque la encontramos picante.

1er plato, que me llegó antes que el entrante (este fue un indicio de lo que venía más adelante). Ensaladilla casera con mayonesa de wasabi.
Uffff ¿casera? de casera nada, parecía de las que compras congeladas y haces en casa... Supongo que por eso se llamaba casera. ¡horrorosa!. La mayonesa de wasabi pobre, pero bien.

El servicio correcto, entre plato y plato un poco lento.
Un detalle. Vi al camarero en otra mesa quitar la cápsula entera de un vino tinto, lo cual me dejó un poco sorprendido... no lo había visto nunca hacer en un restaurante ¿las prisas?

2º plato. Arroz de puntilla y ajos tiernos. Plato gigante y ración un poco escasa. De sabor correcto. El arroz a mi gusto en su punto, las puntillas escasas y el ajo tierno inexistente.

Fresas con crema de mascarpone y crujiente de pasta filo. Lo mejor la pasta filo. Con eso lo digo todo. Fresas no, fresones, y bastante ácidos por cierto...

Lo mejor fue el entrante. Con eso lo digo todo.

En los precios de la carta de vinos no se pasaban mucho. Lo normal por Valencia. De vino pedí un Enate Chardonnay 234. 15€ + iva. En la carta no ponía añadas. Me trajeron un 2010. Correcto, en su nivel.

No tomé ni café... ¡Que no me esperen más por allí!

Cena para 18 comensales en una mesa montada de manera incomoda para conversar y estar juntos. Situados al fondo del local el aire acondicionado no llega. Empezamos mal. La maitre nos propone una picaditas "al centro" cosa imposible pues la mesa es como un campo de fútbol. Por simplificar aceptamos. Tampoco se nos da opción a ver la carta de vinos pues para una mesa grande sólo puede ofrecer tres tintos de los que tenga a temperatura en cantidad suficiente. Optamos por Prado Rey crianza. Coperío y demás menaje promedio, de batalla.
A pesar del comienzo, la cosa cambia, la comida y el servicio es aceptable. No apreciamos la prepotencia que mencionan otros foreros; camareros amables sin pasarse, vamos lo normal.
Para picar unos rollitos de morcilla que podías mojar en una salsa de queso (muy buenos, lo mejor), ensalada de rúcula con virutas de foie (bien), montaditos de anchoa (imposible hacerlo mal si la lata de anchoas es de calidad media) y unas verduras a la plancha (malas, duras y sin sabor, yo diría que del congelador a la mesa).
Los segundos sencillos pero correctos, entrecots (buen tamaño y sabor pero algo duro), solomillos y en mi caso huevos con patatas y jamón (este último algo escaso). Sólo disponían de un pescado en salsa (según dijeron los que lo pidieron "no estaba mal").
Por último un coulant de chocolate con helado de frambuesa y licores.
En resumen, cocina sin riesgos ejecutada con corrección a un precio algo alto pero en fin, cuando se reúnen 18 amigos todo mejora según avanza la cena.

Comida a mediodía para cuatro personas. Decidimos pedir el menú, en torno a unos 16 €, que incluye primero, segundo y postre.
Empezamos con unos chipirones con pisto. Producto fresco bien cocinado, los chipirones sabrosos y las verduras en su punto. De segundo, caldereta de cordero. La carne muy tierna y acompañada mayormente de alcachofas. Siempre he pensado que hacen buena pareja. Buen guiso. De postre, una versión de crema catalana con una textura granulosa. Prefiero la tradicional.
Para beber pedimos una botella de Mestizaje. Al no figurar las añadas en la carta, le pregunté al camarero cuáles tenían. Llegó un rato después con la mala noticia de que no había Mestizaje, así que optamos por un Gago '05 (16 €) que no entusiasmó. En cuanto al servicio del vino, mal hecho que no figuren las añadas en carta, además de que las copas, de estilo borgoñón, eran demasiado gruesas.
Hay que decir que el local es bonito y está bien decorado.
Pese a haber número suficiente de camareros, me parecieron lentos y de trato excesivamente frío.
No puedo dar una valoración del precio por persona porque fui invitado. Las cantidades figuran sin IVA.

Miércoles a mediodía. Comida con clientes. Elijen ellos el restaurante ("Vamos a Bamboo de colón que me han hablado muy bien de el") No tengo referencias. Me voy a Verema y consulto opiniones...Oh my Good!! ... Voy a comer mal y me va a costar una pasta a la vista de los comentarios. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD.
EL LOCAL: mu moderno y acogedor al mismo tiempo.
LA COMIDA: Eramos 3 y pedimos para el centro las croquetas caseras (8,5) el carpaccio de pulpo (impresionante) y los rollitos de morcilla (buenísimos). De segundo un arroz a banda sabrosisímo y con el arroz en su punto y , para mi sorpresa, con raciones generosas. No tomamos poster pero siun vino dulce y café.
EL SERVICIO: Correcto y amable (odio a los camareros melosos y excesivamente serviciales, quiero eficacia y educación) con tiempos de espera breves.
LA CUENTA: menos de 40 € con vino, no está mal para los tiempos que corren.
EN RESUMEN: Parece que se han puesto las pilas y han recuperado el saber hacer que habían tenido a tener de comentarios más antiguos. Sin duda repetiré (espero que no se confíen y bajen la guardía)

Divendres per la nit i només quatre taules,un lloc molt agradable pero rápidament es nota la poca amabilitat dels cambrers. Tarden molt en traure el plats,no saben recomanar el vins,deixen la botella a la taula........El foie estava bò pero la tempura de verdures semblava la del mac donals i el rap no mel vaig menjar. Vam decidir no menjar postre.El preu 87,10€ dos persones i quasi sense menjar.No dic res més.

Hola amigos, este es un restaurante que en su inicio era innovador tanto como la decoración y como la cocina. Un lugar de aire joven, invita ir de mas de cena por su ambiente, tiene baja iluminación y velas en la mesa. Hay música de fondo que no molesta a la hora de hablar. Al principio este restaurante ofrecía un servicio bueno que se ha ido perdiendo por el paso del tiempo.

-Entorno es bueno asiático / moderno.
-la carta de vinos es amplia e internacional.
-el servicio es muy inexperto, haciéndote esperar mucho tiempo y paciencia.
La comida a deshora y el servicio del vino era dejar la botella en la mesa.
-la comida: entre los entrantes y los platos principales pasó mucho tiempo, incluso los principales no se sirvieron en el momento.
-3 entrantes
-4 platos de carne.
-4 postres
-2 botellas de vino (les alcluses y dis-tinto)
-cafes.
Precio: 178€

Lo peor es que la cuenta es demasiado alta para lo que están ofreciendo en la actualidad.

Me da lástima el rumbo que ha tomado este restaurante, antes me gustaba mucho.
Espero que cambie, pero creo que no volveré hasta que no vea cambios en “verema”.

Es increible como se puede cobrar tan caro dando tan poco a cambio, con una prepotencia por parte del servicio increible.
La comida sencilla, sencilla, con un arroz del "montón".
Elevado precio para tan solo una decoración aceptable estilo asiática.

Me gustó cuandoi abrieron, desde entonces he ido como unas tres veces, en ocasiones por trabajo y otras por diversión, ha perdido muchísimo, la comida se ha vuelto cansada con siempre lo mismo y el ambiente que en un principio era original se ha convertido en un espacio de gente desordenada.

Aunque en sus origenes era aceptable, ha bajado el nivel considerablemente, de modo que siendo flojos tanto la comida como el servicio de vino, el entorno y de forma muy especial el servicio son pesimos. Resulta incomprensible que un restaurante de moda como este, de un servicio de tampoca calidad.

Restaurante muy agradable,que solia visitar con frecuencia en sus comienzos y que desgraciadamente ha caido en picado.
El local sigue siendo precioso,pero la comida....
Lo que si siguen conservando son los precios.
una lastima

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar