Restaurante La Embajada (CERRADO): Príncipes y princesas


Sábado noche, acudimos a este restaurante con reserva previa y altas expectativas de disfrutar de la cocina de Patiño.

Creo que no es necesario redundar en la majestuosidad y elegancia del palacete en cuestión. Solamente mencionar que me parece precioso y lleno de encanto. Es ideal para una cena romántica puesto que La Embajada cuenta con un marco que bien puede sumergirte en un cuento de príncipes y princesas. www.laembajada.es

A nuestra llegada nos ofrecen las distintas opciones y nos decidimos por el Menú Embajada 35 € (2 entrantes, pescado, carne y postre) que para cenar nos parecía más que suficiente.

Nada más sentarnos nos obsequiaron con unos APERITIVOS:

~ Unos largos palitos a modo de rosquilleta acompañados de una salsa de atún y mahonesa.

~ Falsa empanadilla de pisto y atún. Un clásico, por lo que he leído, que consiste en una especie de deconstrucción de empanadilla. Difícil de explicar, mejor probarlo. Original y suave para empezar.

Como ENTRANTES nos trajeron:

~ Ostra con ponzu de hierbas cítricas, manzana y rábano. "Bicho" de buen tamaño y melosidad patente que se sumergía en un caldo que no logré identificar. Correcto bocado de mar.

~ Hongos al ajillo y nueces. Sobre una base de crema de nueces muy lograda reposaban las setas en láminas grandes y finas. Curioso plato del que esperaba algo más. En mi opinión, presentación algo tosca y conjunto falto de enganche.

El plato de pescado consistía en un lomito de Corvina con crema de verduras y legumbres. Buen punto de cocción, algo falto de punto de sal para mi gusto, muy sabrosa la crema y buen montaje vistoso y colorido.

Y para finalizar, Presa ibérica con hongos. Tal vez es porque soy muy carnívora, pero fue el plato que más me gustó. Buen taco de carne, tierno, jugoso y potente. Además de la intensa salsa acompañaban a la presa unos taquitos de hongo con agradable sabor a la tierra. Buen producto y estupenda ejecución.

Como postre, pudimos degustar una exquisita Espuma de calabaza con helado de cítricos y migas de torta. Estupendo colofón protagonizado por un postre suave que aunaba colores, sabores y texturas: ácidos y dulces se entremezclaban con la ligereza de la espuma, el frescor del helado y la densidad de la torta.

Pan cortado en grandes rebanadas de miga esponjosa y corteza gruesa y crujiente.

Para beber, Fer tomó un vermut rojo Martini y continuó con un par de copas de vino, Merlor 2012 Verdejo y un ribera Valtravieso. Yo, como es de esperar, empecé con cerveza y terminé con ella.

Mesas amplias, bien vestidas de impecable blanco y con más que sobrada separación entre ellas. Copas, cubertería, vajilla y demás de refinada corrección. Música chill-out ambientando la escena. Atmósfera tranquila y sosegada.

Servicio joven, discreto y tal vez demasiado serio para mi gusto.

En este incomparable marco y con semejantes expectativas la mirada justiciera de esta forera se hace algo más exigente. Una cadencia de platos que te obligaba a comerte el pan entre uno y otro, oh, oh, servicio algo desorientado y con algún fallo de protocolo, ainnnnssss, algún plato algo carente de enganche... En definitiva, esta princesa tiene un cuento pendiente con este castillo encantado.

  • Espuma de calabaza con helado de cítricos y migas de torta

  • Presa ibérica con hongos

  • Corvina con crema de verduras y legumbres

  1. #41

    JaviValencia

    en respuesta a kopicki
    Ver mensaje de kopicki

    Lo sé, es totalmente imperdonable. Pues te aseguro que a punto he estado hoy de tomar medidas ;-)

  2. #42

    Hambrebuena

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    Pues 100 euritos ya pican, eh? Oh, oh!

  3. #43

    Hambrebuena

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Jajajaaaaa!! No tienes rival! YOU ARE THE BEST!!

  4. #44

    Hambrebuena

    en respuesta a Craticuli
    Ver mensaje de Craticuli

    Muchas gracias por tus palabras compi! Creo que intento plasmar mis vivencias de la forma más cristalina posible.

    El tema del menú creo que lo van cambiando y no tienes posiblidad de verlo porque te van sacando platos según indica el Chef. Es por eso que no me gustó que dejaran algún plato sin más en la mesa y al preguntar no tuvieran claro lo que estaban sirviendo, porque al final no sabes ni lo que estás comiendo.

    La crema estaba buena, no me llamó especialmente la atención ese detalle.

    Saludos.

  5. #45

    kopicki

    en respuesta a Javier46
    Ver mensaje de Javier46

    Por eso decía que al final el sumiller se convierte en un camarero puro y duro. Con lo cual es como tu dices: no tiene sentido y menos para el trabajador. Malos tiempos para todo.

  6. #46

    Craticuli

    en respuesta a Hambrebuena
    Ver mensaje de Hambrebuena

    Un marco así merece un servicio a la altura, y si no es así es lógico que este aspecto enturbie la velada.
    Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar